Píldoras de Historia

Escudo de Nobleza Religiosa de Liébana

12/08/2017

El 12 de agosto de 1917, hace ahora cien años, tuvo lugar la solemne ceremonia de inauguración del Escudo de Nobleza Religiosa de Liébana, en un acto que se celebró en el Monasterio de Santo Toribio.

Imagen

Todo comenzó un año antes, en el verano de 1916, durante la visita pastoral que el obispo de León José Álvarez de Miranda llevó a cabo a las parroquias del Arciprestazgo de Liébana. A su término, el clero y las autoridades de los seis ayuntamientos de la comarca (Tresviso pertenecía al Obispado de Oviedo) le pidieron como recuerdo imperecedero de su paso por Liébana y, a la vez, documento fehaciente de la religiosidad tradicional de la comarca, la concesión de un Escudo Nobiliario Religioso. En respuesta, el obispo otorgó el 15 de marzo de 1917 este decreto que puede leerse pulsando aquí.

La celebración del 12 de agosto fue anunciada como "Inauguración solemne del Escudo nobiliario religioso del país lebaniego.- Rogativa pro pace, pro papa, pro Hispania" Los actos comenzaron a las 9 de la mañana con la adoración de la Cruz, seguida, a las 10, de misa solemne durante la cual el arcipreste leyó el Decreto anterior, predicando después el jesuita lebaniego Marcelino de la Paz. A todos estos actos asistió «numerosísimo concurso de fieles de toda Liébana y no pocas de las comarcas vecinas». Se cita la presencia de gentes de Santander (incluidos tres diputados provinciales), Palencia, Oviedo y Valladolid. La gente «llenaba las dos iglesias, el claustro y plazas adjuntas al templo.»

Tras la misa, comenzó la procesión de la Santísima Cruz, que se detuvo ante la puerta principal del Convento, donde «el Alcalde de Camaleño corrió la cortina que cubría el Escudo, le bendijo el Sr. Arcipreste y desde lo alto de una ventana el presbítero D. Ignacio Rodríguez Cosgaya dirigió una vivísima alocución, que produjo en los oyentes un entusiasmo que se desbordó en Vivas atronadores a la Santísima Cruz, al Sagrado Corazón, a la Inmaculada, al papa y a nuestro Ilmo. Prelado. En aquel momento solemne leyó el P. Paz la Consagración de Liébana a la Santísima cruz y entonando el hermoso himno de la Cruz, compuesto por el P. Otaño, avanzó a su término en el camarín, en donde recibida la bendición, se colocó el Escudo pintado, en el muro del Evangelio, siguiéndose luego, por espacio de más de media hora, la adoración de la Santísima Cruz.»

Del Escudo colocado en la fachada, encima de la puerta principal, se dice que «es de piedra blanca, de Novelda, labrada y esculpida en Valladolid por D. Carlos Cacenave en su taller de mármoles, y mide un metro de longitud, 90 centímetros de anchura y 8 de fondo. En ella están grabados en cuatro cuarteles, los blasones de nuestra nobleza católica: a la izquierda, la Santísima Cruz, con el Arca Santa; el Sagrado Corazón de Jesús y el lema del Prelado Legionense; los Picos de Europa y la crucecita que advierte en cuál está la estatua del Sagrado Corazón, erigida en 1900; a la derecha, el anagrama del nombre de María entre las estrellas y la Tiara Pontificia, entrelazándose en el remate inferior, bajo las iniciales A.M.D.G., los dos cayados, Episcopal y Abacial, antiguos, con la Cruz Arzobispal del fundador del Camarín y en la parte superior, el mote del Escudo: "Sacramentum Amoris Liebanensis."»

Las siglas "A.M.D.G." significan "Ad Maiorem Dei Gloriam", "A mayor Gloria de Dios". El lema del obispo de León dice "DUX MIHI ERIT" ("será mi guía", refiriéndose a la Cruz, junto a la cual está).

Según publicó Luz de Liébana en 1968, el diseño del Escudo se debe a Agustín Gutiérrez Cueto, entonces estudiante de arquitectura, hijo del notario de Potes de su mismo nombre.

Desde hace 100 años, por tanto, Liébana cuenta con este Escudo, presente, por ejemplo, en la cabecera de la revista Luz de Liébana.

La fotografía del escudo está tomada de página.


Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: