"Píldoras de Historia"

Liébana en el Atlas Lingüístico de la Península Ibérica

En las décadas de 1920 y 1930 se puso en marcha el Atlas Lingüístico de la Península Ibérica, concebido por Ramón Menéndez Pidal y dirigido por Tomás Navarro. Se trataba de indagar en 529 lugares de la Península cómo nombraban determinadas cosas, cómo pronunciaban las palabras... Las encuestas se llevaron a cabo en su gran mayoría entre los años 1931 y 1936 y tienen un gran valor también etnográfico ya que se recogieron igualmente algunos refranes, narraciones cortas, dibujos, fotografías...

En 1962 se publicó un primer volumen con parte de los datos recogidos pero los trabajos se interrumpieron y no se publicó nada más. Desde el año 2009 el CSIC está trabajando con todo el material recopilado para hacerlo accesible. De momento, han creado una página web donde explican todo lo relacionado con el Atlas y han incluido, a modo de muestra de lo que será cuando esté concluido, las respuestas a diez de las preguntas formuladas.

Para recopilar los datos, según se explica en la web, se recurrió en cada pueblo a «"sujetos informadores", que reflejasen el habla popular de cada localidad. Por eso los elegían nacidos en el pueblo, preferiblemente de familia del lugar, que hubiesen viajado poco, sin instrucción, y de cierta edad, para que fuesen conservadores, aunque evitaron encuestar "a los demasiado viejos". Y, en general, recurrieron a hombres, porque les suponían más conocimientos de terminología agrícola que a las mujeres».

Pues bien. Entre los citados 529 lugares de la encuesta se encuentran dos de la comarca de Liébana: Espinama y Vega de Liébana. En Espinama, los informadores seleccionados fueron Álvaro de Benito, para las cuestiones de fonética, y Francisco Llorente, para las de vocabulario. En Vega de Liébana, Jacinto Prado Gutiérrez y Domingo Casado Cuesta, para fonética y vocabulario respectivamente. Sus fotos han sido incluidas en la web.

Las respuestas dadas en ambos lugares a las diez preguntas visibles en la web del ALPI son muy similares. Así, tanto en Espinama como en La Vega llaman "arvejas" a los guisantes; "catalina", a la mariquita; "pisandera", al pájaro aguzanieves; "legartesa", a la lagartija; "escanillu", a la cuna; "hurmientu", a la levadura; y llevar a cuestas se dice "a rejitu", En La Vega, se añade alguna palabra más como se ve en las imágenes de las respuestas de ambas localidades:

Otras imágenes accesibles en la web tomadas en La Vega corresponden a un carro de labranza y a un yugo sostenido por Jacinto Prado, además de a unas casas del pueblo, que apenas si se ven. De Espinama únicamente se incluye la de un arado. Se pueden ver aquí:

Intentaremos estar al tanto de posibles nuevas publicaciones en la web del ALPI para incorporar aquí lo que a Liébana corresponda.

También en esta sección: