Especiales

FIESTA DE "LA CRUZ 2012 en POTES

Terminaron por este año las fiestas de la Cruz que se han caracterizado por un programa muy pobre. Incluso en las atracciones de los puestos, se echaron de menos, por ejemplo, los coches de choques. Apenas si hubo media docena de feriantes instalados.

El jueves noche las peñas dieron el chupinazo de comienzo de las Fiestas y el viernes, tras la Misa hubo sesión vermut por las calles de la villa encontrándose muy animadas las zonas donde se ubican las casetas, en un total de seis, de la Feria de Día, en el recinto de La Serna, así como la llamada “Ruta del Empedrau”, en la que diez restaurantes cafeterías de la villa : Sidrería Cántabra, Casa Angel, Casa Susa, Casa Cayo, Restaurante Rubio, Los Gallegos, La Tasca Cántabra, Los Camachos, Casa Favila, San Cayetano y el Trenti, ofrecen a los que se acercan pinchos especiales a precios asequibles en la llamada “Jornadas del Pinchu en fiestas”. A partir de las dos de la tarde se celebró el concurso de paellas en el parque Jesús de Monasterio degustándose después el rico manjar por las numerosas personas que se concentraron en el mismo. La Peña ganadora en esta ocasión fue “Los Tiguana” que se llevaron los dos premios correspondientes a la de mayor tamaño y la más sabrosa. En segundo lugar quedaron los Wipis. La diversión siguió con la exhibición de los autos locos en la carretera de Rases, presentando todos los participantes artilugios que en esta ocasión era obligatorio que portaran frenos para evitar accidentes. Durante el tiempo que duró dicha exhibición el público, en gran número se lo pasó en grande.

A la noche con el mapping, que anunciado para las diez, comenzó con casi una hora de retraso, una vez acabada la representación de "Con ganas de reir", obra interpretada por Máximo Valverde y Eva Santamaría, seguida por no mucho público. El mapping, además, resultó ser el mismo de la inauguración de este Jubileo especial con unos ligerísimos retoques, y las 00 horas, la traca de fuegos artificales y la verbena.

El sábado se desarrolló con el concurso de tiro al plato, de tortillas, -el premio a la mejor tortilla, fue para Mary Galnares, y la más original, como la bandera nacional, fue la de por Antonio Sánchez-, y la botadura primero de artilugios y después el descenso del Quiviesa que fue seguido por mucho público, y todas las noches con la verbena animada por la orquesta África.

El domingo, como recoge Pepe Redondo en su crónica, estuvo dedicado básicamente a Liébana con la exaltación de las costumbres, arte, diversiones, aficiones y tradiciones de la comarca, para lo que hubo un mercado tradicional en el que no faltaron los productos hortícolas como los tomates, a destacar el stand de Ismael Buenaposada, de la localidad de Esanos en el Valle de Bedoya donde pudimos fotografiar tres tomates que pesaban en total la nada despreciable cifra de cinco kilos, cebollas, pimientos y frutas en general. Así mismo se ofreció al público que se concentró en las inmediaciones de la Serna puestos con quesos de la tierra, orujos y otro tipo de productos apreciados por los lugareños y visitantes. También hubo algún artesano de la madera y no faltó a la cita así mismo la oferta de los Lechazos de las Montañas de Liébana.

La jornada comenzó con la concentración de todos los grupos participantes en el Hotel Valdecoro desde donde se inició a las doce del mediodía el desfile de los mismos al son de la música de gaitas, panderetas, tambores o castañuelas que manejaban A.F La Flor del Pumar de Nava, el grupo de danzas Entremontañas-Virgen de la Cuesta de Los Corrales de Buelna, de los Cuines de Bistruey, del municipio de Vega de Liébana, el grupo L'Escañetu de Liébana y los Zamarrones y campaneros de la Asociación Andruido en la Paré de Piasca, alma de los carnavales de Piasca. Tampoco faltaron los miembros de la Cofradía del Aguardiente de Orujo y del Vino de Liébana. De esta guisa y con la sola parada en las inmediaciones de la Residencia de Ancianos de Potes donde se hizo una demostración del folclore a los residentes y personal de la misma, se llegó hasta la Serna donde en el espacio central que dejaba el Mercado de productos tuvo lugar la actuación de todos los grupos, actuación reconocida por los aplausos del numeroso público concentrado en la zona.

Paralelamente, los más pequeños disfrutaban ajenos en el Parque Infantil gratuito que se instaló en las inmediaciones del Parque Jesús de Monasterio durante la mañana y la tarde. Por la tarde, los niños y niñas pudieron demostrar sus dotes artísticas en el concurso de dibujo sobre el tema "Dibuja tu Pueblo". A partir de las cuatro dieron comienzo los juegos tradicionales para todos y la música y el baile tradicional se desplazó hasta la Residencia de Ancianos donde las actuaciones hicieron las delicias de nuestros mayores. Sobre las seis y media de la tarde tuvo lugar la clausura del Cuarto Día de Liébana con la degustación de té con orujo para todos los asistentes ofrecido por la Cofradía del Aguardiente de Orujo y del Vino de Liébana. A las ocho una sabrosa chocolatada con churros puso punto y final a las Fiestas de la Cruz, si bien hoy lunes se celebrará el Memorial Juan Carlos Alonso de bolos donde tirarán los ases regionales y dos jugadores locales, por lo que a partir de hoy los habitantes de Potes han de acostumbrarse de nuevo a la rutina diaria. Su alcalde, Javier Gómez, está muy satisfecho de cómo han transcurrido las Fiestas y tal como esperaba antes del comienzo "las Peñas han vuelto a ser el alma durante todos los días con su humor, su alegría y sobre todo las ganas de divertirse sin reparar en gastos, que no olvidemos sale de sus propios bolsillos, ni en ganas. Agradezco a todos esa dedicación como agradezco a los vecinos y visitantes en general su participación activa en los actos teniendo en cuenta los recortes que hubo que realizar en la presente edición".

Otros repor de VL: