Especiales

La Santuca ya está en su remodelada casa de Peñasagra

9 de septiembre de 2012

Desde las nueve y media de la mañana de ayer sábado, cientos de devotos y simpatizantes de la Virgen de la Luz, la Santuca, patrona de Liébana, se pusieron en marcha por las pistas y caminos que conducen hasta la ermita sita en las faldas de Peña Sagra desde la comarca de Polaciones y desde diferentes localidades de Liébana como Somaniezo, Aniezo, Torices, Luriezo o Cahecho.

Unos a pie acompañando en procesión a la Virgen desde Aniezo donde ha permanecido estos últimos meses mientras se remodelaba profundamente la ermita donde permanece casi todo el año; otros en todo terreno, quads, bicicletas o caballos, cualquier medio era bueno para llegar a tiempo de ver la bendición de las obras y pasar un día en una de las romerías que se celebran a una considerable altura sobre el nivel del mar. Entre los romeros, el alcalde de Cabezón de Liébana, Jesús Fuente, y los de Potes y Cillorigo de Liébana. Así mismo se confundieron con el público el Consejero de Obras, Francisco Rodriguez; el Comandante de la Guardia Civil, Lorenzo Bárez, y el Sargento comandante de puesto de Potes, Juan Jiménez.

Pasadas las once y media, llegó la comitiva tras una ascensión en la que el calor, al igual que el resto del día, fue un protagonista de excepción, un calor que dejó constancia de su intensidad en algunos de los romeros que vieron como durante la celebración de la misa sufrieron desmayos que necesitaron la presencia de los médicos que se encontraban en la campa, entre ellos Jesús Celada y el que fuera del Consultorio de Cabezón de Liébana, Jaime Ruiz. Nada más llegar, el arcipreste de Liébana y párroco de Potes, Elías Hoyal, bendijo las importantes obras llevadas a cabo en la ermita y sus alrededores pudiendo a partir de ese momento entrar al recinto de forma oficial todos los que deseaban adorar la imagen de la Santuca.

Un tentempié a base de torto proporcionado por la Comisión de fiestas para reponer fuerzas dio paso a la celebración de la Santa Misa en el patio al aire libre junto al edificio de la ermita y que ha sido acondicionado debidamente con la instalación de bancos de madera y graderíos, hecho este que permite seguir cómodamente sentados a muchos romeros. Durante el desarrollo de la Misa, el Arcipreste, que estuvo acompañado en la celebración de Benito Velarde, y el sacerdote de la Iglesia de San Francisco, D. Javier, dio especialmente las gracias a Benito Velarde de quien dijo "que gracias a él existe aún el santuario porque a él y al cuidado de la Virgen ha dedicado este sacerdote muchos años de su vida, más de cincuenta". También tuvo palabras de "agradecimiento para la empresa constructora y los trabajadores que han venido incluso sábados, domingos y fiestas para poder terminar las obras a tiempo, el arquitecto que no ha cobrado los emolumentos que le corresponderían por su trabajo y a todos los anónimos que con sus aportaciones han hecho posible que este proyecto saliera adelante. Ahora toca cuidarlo porque una obra de este calibre no se puede realizar a menudo".

Nada más terminar la celebración, la Santuca fue colocada en sus andas y portada en procesión alrededor de la ermita para pasar al interior de la misma y cantar una salve. Después, cada cual buscó la sombra para dar buena cuenta de las viandas. La mañana se completó con las diferentes tiradas del tradicional concurso de bolos, todo ello amenizado por un grupo de piteros y el Dúo Picos de Europa. A las 21 horas, al regreso de Peña Sagra, y en la localidad de Somaniezo, actuaron los Hermanos Cosío dando paso a una parrillada y la verbena amenizada por Trío Leyenda. (Informa Pepe Redondo).

Galería e fotos:

Otros repor de VL:



Enlaces relacionados