Noticias de Liébana


Luces y sombras del “Parque Empresarial del Valle de Liébana”

03/09/2015

Imagen

Estos días se ha reactivado la puesta en marcha del Parque Empresarial que se pretende instalar en Cillorigo, entre Tama y Ojedo, paralizado durante años. Su desarrollo ofrece la posibilidad a las empresas lebaniegas de ampliar sus instalaciones o a otras, no presentes hasta ahora en Liébana, de asentarse en la comarca. Ello repercutirá en la creación de empleo del que se beneficiarán los lebaniegos. Sin embargo, pese a esas ventajas, hay algunos aspectos que merece la pena considerar que puede que no sean tan positivos.

Lo primero que llama la atención es que se haya tenido que recurrir a la figura del PSIR (Proyecto Singular de Interés Regional) para llevarlo a cabo. En condiciones normales, el ayuntamiento correspondiente, en este caso el de Cillorigo, en los más de diez años que lleva hablándose del proyecto, debería de haber aprobado su plan de ordenación urbana, habilitando un espacio para uso industrial, sin tener que recurrirse a una figura, el PSIR, que exige la intervención del Gobierno de Cantabria.

Destaca también que los promotores del Parque sean la Asociación de Empresarios de los Valles de Liébana y la CEOE-CEPYME de Cantabria, entes privados. Hasta ahora, todos los Proyectos Singulares de Interés Regional de carácter industrial aprobados en Cantabria han sido promovidos, directamente o a través de sociedades por ella participadas, por Suelo Industrial de Cantabria, S.L., sociedad propiedad del Gobierno de Cantabria. La única excepción , la actuación en Piélagos-Villaescusa, es promovida por una sociedad participada por otra empresa pública, en este caso estatal, la SEPI.

Otro aspecto a considerar es si realmente es positivo para todos los ayuntamientos de Liébana, como se dice. Es dudoso. Habida cuenta de que se prevé que habrá empresas que se trasladen al nuevo polígono, los ayuntamientos en los que ahora radican van a dejar de percibir unos ingresos, por Impuesto de Actividades Económicas por ejemplo, que pasarán al de Cillorigo. ¿Se han valorado adecuadamente las repercusiones en los otros ayuntamientos?

¿Se ha valorado también el posible efecto del parque empresarial en la despoblación del resto de ayuntamientos? Si los puestos de trabajo se concentran en Cillorigo es lógico pensar que, tarde o temprano, quienes vayan a ir a trabajar allí acaben buscando vivienda cerca del trabajo, con el consiguiente abandono de los pueblos más alejados, sobre todo. ¿Es eso lo que se quiere? ¿Es eso bueno para Liébana? ¿No sería mejor que cada ayuntamiento apruebe su plan de ordenación urbana, reservando en él su zona industrial?

Podría hablarse de otros aspectos (por ejemplo, si la ubicación que se pretende, en una zona de buenas fincas agrícolas, es la más adecuada) pero, de momento, hay materia para reflexionar.


Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: