Noticias de Liébana


Campollo celebró su fiesta de Santa Justa y Rufina

19/07/2016

Imagen

La localidad de Campollo, Vega de Liébana, honró este fin de semana a sus patronas Santa Justa y Rufina, hermanas sevillanas nacidas en la capital andaluza en los años 268 y 270 respectivamente. Según la leyenda que ha perdurado durante el tiempo, eran alfareras cristianas que fueron torturadas cruelmente por los paganos de la época con el fin de que abandonaran su fe cristiana. Las hermanas no escucharon las amenazas y fueron encarceladas, más tarde obligadas a caminar descalzas hasta Sierra Morena y, viendo que nada las convencía y todo lo superaban, fueron encarceladas de nuevo hasta su muerte. Primero murió Justa y, viendo que Rufina seguía con sus convicciones, la arrojaron a un león en un anfiteatro. Sin embargo el león no la atacó, por lo que el Prefecto la mandó degollar y más tarde quemar su cuerpo.

Los vecinos de Campollo comenzaron la fiesta en la que honraron a estas mártires con el chupinazo a las ocho de la mañana, y, a partir de las diez, con la apertura del bar de la comisión.

A la una del mediodía tuvo lugar la Santa Misa, oficiada por el párroco del municipio de Vega de Liébana, Manuel Muela, en la que se recordó la historia de estas mártires y el deseo compartido por todos los vecinos para seguir recordando a sus patronas y en especial, para que las tradiciones sigan vigentes, algo que parece estar garantizado en esta localidad si tenemos en cuenta la asistencia a los actos de mucha juventud.

Imagen

Tras el acto religioso se siguió después con la sesión vermut que dio paso a la comida, seguida de un concurso de bolos entre los vecinos del pueblo y, los más pequeños pudieron disfrutar desde las seis de la tarde de variados juegos tradicionales.

Hubo como novedad una carrera de carretillos que resultó muy divertida, lo que hace pensar que se repetirá a partir de ahora en siguientes ediciones de la Fiesta.

Tradicional es también en la zona el tiro de la cuerda entre solteros y casados en el que se mezcla la fuerza de unos y otros y, sobre todo, la sana diversión.

A las ocho se llevó a cabo un concurso de tortillas para dar paso a la cena y seguido la gran verbena amenizada por el Dúo Picos de Europa.

Durante el desarrollo de la verbena se entregaron los premios de los diferentes concursos y se degustaron las tortillas que acompañaron a las tortas.

Terminada la Verbena, la fiesta siguió con una discoteca móvil hasta que el cuerpo aguantó.

Informa Pepe Redondo.


Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: