Noticias de Liébana


Ganaderos y cazadores sostienen el estatus cinegético para el lobo

13/06/2016

Imagen

La Asociación de Ganaderos de Liébana y la Sociedad de Caza y Pesca "Picos de Europa", a través de sus correspondientes presidentes, Luis Alberto Alles y Santos Gomez, respectivamente, manifestaron recientemente en rueda de prensa, la necesidad de que el lobo siga considerándose como especie cinegética, en contra de lo que dice el borrador del Gobierno Regional en este sentido.

Desde el campo de los ganaderos, Luis Alberto Alles presentó en su momento un total de once alegaciones o sugerencias en las que, entre otras cosas, se consideraba que "el Status Legal del Lobo dentro del Plan de Gestión del Lobo de Cantabria ha de ser Cinegético, al igual que es en la comunidad Autónoma vecina de Castilla-León por entender que su gestión sería más fácil al poder aprovechar las cacerías de Jabalí en toda la zona I de Zonificación y además coincidir casi toda ella con los municipios incluidos en la actual Reserva del Saja y Parque Nacional de Picos de Europa".

Así mismo manifestaban que "intentar declararle NO CINEGETICA es reconocer más burocracia de administraciones, con permisos extraordinarios que se eternizan sobre las mesas de la administración; los daños cuando se disparan en bajas ganaderas requieren de actuaciones inmediatas, el ganadero ama y quiere su ganado, vive de él y forma parte de su economía de subsistencia, por mucho que se le diga que se le va a pagar con inmediatez, jamás se le va a compensar de ese lucro cesante que la pérdida de su ganadería le provoca en esa adaptación al medio natural , con su adaptación al rebaño y a sus veredas en extensivo, lo que conlleva que la reposición en muchos casos formen rebaños aparte y con el consiguiente trabajo añadido al pastor para adaptarlas al nuevo rebaño y al medio". Termina diciendo Alles que "con carácter general esta Asociación está en contra de este Plan, ya que para proteger a una especie que no está en peligro de extinción estamos poniendo en peligro la desaparición de la ganadería y ganaderos tradicionales , el ganado menudo de ovino y caprino que pastan en estos puertos de alturas, el consiguiente despoblamiento de la zona, el abandono de montes y con el consiguiente proliferación de malezas y detrás termina llegando el fuego, la puesta en peligro de materias primas de leche de oveja y cabra en Picos de Europa con el consiguiente puesta en peligro de las dos Denominaciones de Origen que tenemos en la zona y que según sus reglamentos necesitan de leche del área Geográfica protegida de la Comarca de Liébana y Ayuntamiento de Peñarrubia, para el Picón Bejes-Tresviso y Quesucos de Liébana, esto ya se viene observando desde la propia declaración del Parque Nacional y con esto se terminará de acentuar hasta su desaparición. Con esto lejos de fijar población en el medio rural, lo que hace es que se abandone o no se incorporen simplemente, a sabiendas de lo que le espera de pastores esclavos de sus rebaños para que el lobo no se les coma y un ganadero subvencionado por todo y dependiente de la administración en todo momento".

Imagen

Por su parte, Santos Gómez, incidió así mismo en la necesidad de mantener al lobo como especie cinegética porque "es la única forma de mantener estable el número de lobos en los montes sin que se dispare su población. Para ello no vemos otro camino que sean los propios cazadores los autorizados a abatirlos, puesto que si se hace por medio de la Guardería de Montes, tal y como se establece en el Borrador presentado por el Gobierno Regional, traería muchas complicaciones legales y personales. Hasta el momento hemos convivido todos con el lobo y nunca hubo los problemas que existen en estos momentos. Desde nuestro punto de vista tiene una sencilla, pero práctica causa que no es otra que en las cacerías se podía “tirar” al lobo. Han bastado dos años, uno que no se cazó en Liébana en toda la temporada por motivos conocidos por todos, y otro en el que se prohibió matar al lobo, para que este animal multiplicara por mucho su número hasta llegar a la población existente ahora. Si se mantiene con el estatus de antes en el que el cazador puede abatirlo en la cacería del jabalí, el problema dejaría de existir casi en su totalidad".

Informa Pepe Redondo.


Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: