Noticias de Liébana


"Cenicienta" se convierte en "madre" de un jato

17/03/2016

Imagen

Belén de La Vega, suele seguir a lomos de su yegua “Cenicienta”, con la cercana vigilancia de su padre Pedro de la Vega, un hecho que por mucho que esté sucediendo, no se puede considerar como de lo más normal, sino más bien todo lo contrario. Y es que Cenicienta, que así se llama el animal adulto, tuvo recientemente un parto fallido al nacer su potro muerto. Como en la ganadería que regenta Pedro en la localidad de Pendes, Cillorigo de Liébana, tenía un jato con necesidad de ser criado por una “madre”, no se le ocurrió otra cosa que "intentar arrimarle dicho jato, quedando totalmente sorprendido por la respuesta de la yegua, desde el primer momento lo aceptó como si fuera suyo y así llevamos ya quince días, por lo que supongo que ya no habrá marcha atrás y el jato saldrá adelante con su nueva madre, a la vez que Cenicienta tendrá en su conciencia el haber realizado una buena acción cuidando del “hijo” que perdió en el parto".

En esta tierna historia también es protagonista Belén, hija del ganadero, ya que ella es la propietaria de Cenicienta. "Ella sigue muy de cerca siempre que puede el momento de amamantar al jato, no quiere perderlos de vista porque disfruta como lo que es, una niña que, a pesar de su juventud, está viviendo una situación nueva para ella, aunque también lo es para muchos de nosotros pero quizá los adultos entendamos mejor este singular hecho. Una singularidad que destaca sobre todo por tratarse de especies distintas, ya que ha habido ocasiones en que se ha intentado entre las mismas especies como arrimarle un jato a una vaca que no es suyo y rechazarlo de plano, por ello nos sorprende aún más la “docilidad” del animal mostrada desde el primer momento . La única dificultad que presenta el caso viene dada del daño que se produjo en la ubre la yegua el día del parto, ya que al rozar en el cemento donde se encontraba se dañó las mamas, quedándoles en “carne viva”, por lo que, cuando mama el jato, sufre dolores a la vez que no llega a poder cicatrizar esas heridas como sería deseable"

Informa Pepe Redondo.


Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: