Noticias de Liébana


Los gastos de los ayuntamientos lebaniegos en 2016

22/09/2016

Si ayer veíamos la parte de los ingresos de los presupuestos municipales de 2016, hoy vamos a detenernos en los gastos, que, en el conjunto de los siete ayuntamientos lebaniegos más Peñarrubia, ascienden a 6.142.991,68 euros, una vez descontados los 682.000 euros que el ayuntamiento de Cillorigo incluye como “activos financieros” que corresponden a la renovación del depósito a plazo. Las cantidades de cada uno varían entre los 111.050 euros del Ayuntamiento de Tresviso y los 1.829.931,92 del de Potes.

Imagen

Dos partidas absorben más de tres cuartas partes de ese dinero. Son los gastos de personal, que superan ligeramente el 40% y suponen 2.460.723,62 euros, y los gastos en bienes corrientes y servicios, que son el 37,69% del total de gastos. En los distintos municipios, sin embargo, el peso de estas partidas es muy diferente. Así, en Peñarrubia los gastos de personal llegan hasta el 67,35% del presupuesto mientras en Tresviso apenas si suponen el 14,86%. Si descartamos por su pequeño volumen a Tresviso, es Cillorigo donde menor parte del presupuesto se llevan los gastos de personal con un 24,09%, poco menos que el 27,74% que representan en Camaleño. Además de Peñarrubia, están por encima de la media comarcal en La Vega (47,73%), en Potes (44,08%) y en Cabezón (43,93%).

En cuanto a los gastos en bienes corrientes y servicios, son Camaleño y Cillorigo los ayuntamientos en los que se llevan mayor parte del presupuesto, con el 48,44 y el 47,63% respectivamente.

En Pesaguero, el otro municipio por encima de la media, representan el 39,45%. Donde menor importancia tienen es en Tresviso (14,54%) y Peñarrubia (17,16%).

Como vemos, con la excepción de Tresviso, los ayuntamientos en los que mayor peso tienen los gastos de personal son en los que lo tienen menor los gastos corrientes y servicios y viceversa, los que tienen menos gastos de personal son los que más tienen en bienes y servicios. Por ello, es indicativo ver la suma de ambas partidas en cada ayuntamiento, lo cual nos pone de manifiesto que son Peñarrubia, con el 84,51%, y Vega de Liébana, con el 83,27%, los que dedican mayor parte de su presupuesto a gastos de personal y gastos en bienes y servicios, seguidos de Cabezón (79,97%) y Potes (79,61%). En el lado contrario, exceptuando a Tresviso, que con sus peculiares características dedica sólo el 29,40%, es Cillorigo, con el 71,72%, el que menor porcentaje de sus gastos destina a personal y bienes y servicios.

Con tan gran parte de los fondos dirigidos a esos gastos, las inversiones reales (las obras de infraestructuras y la adquisición de bienes de inmovilizado) apenas si representan, en el conjunto de los ocho municipios, el 8,70% de las partidas de gasto, esto es, 534.679,20 euros. De ellos corresponden 192.000 al Ayuntamiento de Potes, el que más cantidad destina en términos absolutos, aunque no en términos relativos, ya que ese importe representa el 10,91% de su presupuesto, por debajo del 12,49% que destina a este fin el Ayuntamiento de Cabezón de Liébana (75.000 euros) y del 54,03% del de Tresviso (60.000 euros; como ya hemos dicho, el reducido volumen de este último ayuntamiento hace que cualquier inversión represente un porcentaje muy alto de su presupuesto). En el lado contrario de la balanza están los ayuntamientos de Vega de Liébana y Pesaguero que destinan a inversiones sólo el 3,20 y el 3,46% de sus gastos (27.320 y 9.500 euros, en términos absolutos). Resulta cuando menos sorprendente que en Pesaguero se inviertan únicamente 9.500 euros cuando el presupuesto se cierra con un superávit de 16.000.

Del resto de partidas, las transferencias corrientes -fundamentalmente, subvenciones concedidas- alcanzan en el conjunto de los ocho ayuntamientos el 6,07% (372.598,32 euros). Es el Ayuntamiento de Cillorigo el que más dinero dedica a este fin, tanto en términos relativos (un 11,05% de su presupuesto) como en absolutos (112.600 euros, casi un tercio de las que se dan en toda Liébana y Peñarrubia). Le sigue en importancia relativa Cabezón de Liébana, donde representan el 7,54% del total de sus gastos. Por el contrario, en Tresviso son sólo el 0,36% de su presupuesto y en Potes el 3,92% (71.700 €).

Dos ayuntamientos, Cillorigo y Pesaguero, conceden, además, transferencias de capital, por importe de 14.000 y de 9.300 euros, respectivamente, que suponen un 1,37 y un 3,39% del total de sus gastos.

Quedan, por último, los gastos financieros y los pasivos financieros. Los primeros son los intereses y gastos de préstamos, que alcanzan los 32.667,50 euros, un 0,53% del total de gastos de los ocho ayuntamientos. En términos absolutos vuelve a ser Potes, con 10.900 euros, el que más dedica a esta partida, si bien en términos relativos destaca en Tresviso, donde los 6.000 euros que paga de intereses suponen el 5,40% de su presupuesto. En Potes suponen el 0,60%, por debajo también del 0,67% que alcanzan en Camaleño (6.100 euros). El único ayuntamiento que no consigna cantidad alguna en esta partida es el de Cabezón de Liébana que, lógicamente, tampoco refleja nada en la de “Pasivos financieros”, apartado en el que se recogen, fundamentalmente, las amortizaciones de préstamos. Tampoco el de Peñarrubia incluye cantidad alguna, destinando entre los otros seis ayuntamientos lebaniegos 403.674,12 euros, un 6,57% del total de gasto. Destacan Cillorigo (105.000 euros, un 10,31% de su presupuesto), Potes (98.500 €, el 5,38%), Camaleño (84.143,14 €; el 9,21%) y La Vega (74.800 €, el 8,74%). Tresviso, el otro ayuntamiento con importante endeudamiento, destina 12.000 euros, el 10,81% de su presupuesto, porcentaje ligeramente superior al 10,65% que dedica a este fin Pesaguero (29.231 euros).

Analizado el reparto de los gastos, nos queda ver el importe del gasto por habitante que, lógicamente, en los ayuntamientos con el presupuesto cuadrado coincide con el que vimos de los ingresos. Por ello, sólo varía significativamente en Cabezón de Liébana donde el gasto por habitante es de 965,67 euros (los ingresos, recordemos, eran 1.056,01) y en Pesaguero donde es de 879,61 euros (los ingresos 930,89). La media de los ocho ayuntamientos se queda en 1.043,31 euros (en los ingresos eran 1.056,60), de los cuales 417,92 se dedican al pago de gastos de personal y 393,23 a gastos corrientes, frente a los 90,81 que se dedican a inversiones reales.

Hasta aquí este análisis a los presupuestos de 2016 de los ocho ayuntamientos de Liébana y Peñarrubia que esperamos sirva para que todos conozcamos un poco más de dónde vienen y a dónde van los dineros de nuestros ayuntamientos, nuestros dineros al fin y al cabo.

Enlace relacionado:

Ingresos -presupuestos municipales de 2016-


Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: