¿ Noticias de 2018 del Valle de Liébana, Cantabria, España

Noticias de Liébana


«LOS MODOS E INTERESES CRUZADOS HAN LIMITADO Y LIMITAN EL DESARROLLO DE LA COMARCA DE LIÉBANA»

J. Redondo

Esta es una de las frases de mucho calado que nos ha dejado el entrevistado de este mes. Con dieciocho años abandonó Liébana hacia la capital de España, y ahora solamente se acerca a la tierruca en momentos puntuales. Comenzamos este rato de charla con una pequeña biografía de CARLOS MORENO ALLES, que él es el protagonista en esta ocasión.

Imagen

Mi padre es de Potes y mi madre es de Bejes. Me pasé la infancia entre los dos pueblos, aprendiendo de ellos y de mis abuelos. Hasta los 18 años viví en Potes. Fueron años muy buenos. Desde entonces y con una maleta, me vine a estudiar a Madrid el año que estalló la crisis económica. Me licencié en historia en la UAM y después realicé un Máster MBA en Dirección y Administración de Empresas. La verdad es que nunca he dejado de estudiar, porque es algo que me gusta y me relaja. Actualmente estoy acabando un Master en Dirección de Recursos Humanos y tengo acabada más de la mitad de la carrera de Ciencias Políticas y de la Administración.

Siempre he procurado trabajar. Empecé con 16 en la oficina de turismo de Potes. En Madrid en los años de la universidad hice de todo; di clases particulares, trabajé vendiendo camisas, de recepcionista en un apartahotel, de becario en la Biblioteca Central de la UNED... Junto a Manuel Blanco, director de la Escuela de Arquitectura de la UPM, monté una exposición para el Ayuntamiento de Madrid sobre su Archivo Histórico.

Empecé a trabajar hace un par de años en una empresa de moda deportiva. Trabajaba como mozo de almacén para pagarme el primer master. Cuando lo acabé y aumentó mi disponibilidad, mis superiores me abrieron las puertas a crecer en la empresa. Actualmente codirijo una tienda con una plantilla de 25 personas.

Tras la introducción personal, nos interesa saber su diagnóstico de la situación de la comarca de Liébana.

Liébana en 2018 sigue siendo el mismo paraíso natural que contiene un potencial infinito. Sigue siendo un rincón de este planeta del que sentirse orgulloso. Es una tierra fértil que se ha gestionado con modos e intereses cruzados que han limitado su desarrollo. Hemos perdido muchas oportunidades y durante muchos años hemos vivido de las rentas. Pero otras zonas menos privilegiadas han hecho los deberes y ahora nos encontramos compitiendo a un nivel mucho más profesional para colocar nuestros productos y atraer el turismo.

Nunca diré que todo se hace mal, ni criticaré nada si no puedo aportar una solución que considere mejor. Creo que la gran mayoría de los políticos lebaniegos trabajan de forma altruista llevando propuestas que creen que son buenas para Liébana. Sin embargo creo que el gran error es seguir manteniendo una macroestructura de 8 municipios y una Mancomunidad para gestionar apenas 5.000 habitantes. El gasto que se genera es justamente el que necesitamos para invertir en cambiar la situación.

¿Y cuales son, según tu opinión, los remedios para seguir una senda correcta?

La unión hace la fuerza. Con un único ayuntamiento nos ahorraríamos 7 sueldos de alcaldes, más 54 dietas de concejales, más todos los gastos de la mancomunidad. Todo ese dinero serviría para aumentar la partida presupuestaria de inversiones reales. Serviría para construir dotaciones públicas que den más servicios a las personas que viven en Liébana. Podríamos rediseñar el mapa administrativo, especializando en Oficinas Técnicas a los empleados municipales. Sin duda ayudaría a que ganaderos, profesionales de la hostelería y autónomos, recibieran información y ayudas más concretas por parte de las instituciones públicas.

No tengo espacio para desarrollarlo todo, pero la idea básica es gestionar lo público de manera que esté al servicio del conjunto de la sociedad, atendiendo las necesidades de quienes pagan los impuestos que mantienen esa estructura. Con especial atención de los mayores, los jóvenes y las familias más vulnerables. Para ello hay que resetearlo todo y realizar una refundación de nuestro Valle uniendo las fuerzas.

¿Qué opinas sobre las grandes obras en curso o proyectadas para un futuro y que afectan a la comarca?

Desde el primer día y a través de Vecinos Por Liébana, hemos reclamado inversiones en infraestructuras para Liébana. Con el Desfiladero de la Hermida seguimos una estrategia que ha dado buenos resultados. Defendimos que la N621 no podía ser una promesa electoral, sino un derecho constitucional en base a la igualdad de oportunidades. Así se lo argumentamos a la Defensora del Pueblo en Madrid y salió bien; admitió nuestra denuncia a trámite, investigó e instó al Ministerio de Fomento a invertir 67 millones de euros pendientes, que el Estado tenía aprobados y guardados en los cajones. Hasta ahora se han invertido unos 7 millones, por lo que falta aún mucho y estamos muy atentos a lo que ocurra con esas cantidades.

Sobre la variante de Potes, reclamamos que se construyan los aparcamientos que demanda la Villa antes que nada, porque si no estaremos en las mismas. Que después se analice si realmente es necesaria realizar la obra atravesando el monte que preside Potes y realizando un daño irreparable de impacto visual, que no nos engañemos, va a afectar a la imagen del conjunto del Valle. Si pretendemos vivir de la naturaleza, debemos cuidarla. Debemos estudiar todas las posibilidades que hay encima de la mesa y otras que no se han tenido en cuenta, de menor impacto pero que seguramente requieran de un presupuesto mayor.

¿Por qué creas la plataforma de Vecinos Por Liébana?

Vecinos Por Liébana surgió en el año 2015. Yo solo aporté una idea; crear una agrupación de personas que nos sentimos independientes, que no vivimos ni queremos vivir de la política. Lo lancé a la red meses antes de las municipales, empezó a llegar gente, aprobamos unos Estatutos, creamos una Asamblea telemática permanente, aprobamos un programa electoral, nos presentamos a las elecciones y sacamos representación en Potes.

En 2019 nos presentaremos en al menos 5 ayuntamientos lebaniegos. Cada vez somos más y hemos vivido de todo. Siempre debatimos y tomamos las decisiones por votación de todos los miembros, como se hacían antaño alrededor del Tejo.

¿Qué nos puedes decir sobre esta grave despoblación rural que sufre la comarca y qué se puede hacer para atajarla?

Si hubiera una respuesta sencilla a esta pregunta, ya se habría atajado. Hay una parte de falta de oportunidades laborales, de escasez de servicios públicos. También creo que tiene que ver con una globalización de las demandas sociales y que son las grandes ciudades las que parecen satisfacer esos deseos. Es una mezcla de muchos factores, pero detrás de cada persona que abandona un pueblo, se esconde una historia que hay que escuchar, entender y gestionar, para aprender y tomar medidas muy ajustadas a la realidad.

Desde luego adelgazar la estructura política y simplificar el mapa administrativo de los pueblos, es una vía para aumentar inversiones y mejorar servicios. Pero este es un tema que debe lucharse en todas las arenas; a nivel regional, estatal y comunitario. Nosotros haremos la parte que nos toca e iremos a negociar donde haga falta.

Añade lo que desearías decir y no lo has hecho aún en este punto de finalización de la entrevista.

Para finalizar, quiero recordar que tras ganar las primarias de VxL me presento a candidato a la alcaldía de Potes en mayo de 2019. Invito a los vecinos a ponerse en contacto conmigo para hablar de los temas que quieran y estaré encantado de llevar en mi candidatura a toda aquella persona que quiera trabajar por su pueblo a mi lado. Asimismo establezco el compromiso de solicitar una excedencia en mi trabajo si saliera elegido y en abandonar el cargo en cuanto cumpla el programa electoral y siempre como tope en 8 años, tal y como marcan nuestros Estatutos.

He escuchado decir que viviendo fuera no sé lo que pasa en Liébana. Quiero señalar que si vivo fuera es porque no he tenido oportunidades para quedarme en Liébana, pero que eso no ha significado que haya desconectado de mi Valle ni un solo día. Sino todo lo contrario, este hecho me ha llevado a pensar día a día desde hace 12 años, como se pueden hacer las cosas mejor para que personas como la mayoría de los jóvenes lebaniegos podamos elegir entre marcharnos o quedarnos. Que irnos no sea una obligación.

Mi agradecimiento a Luz de Liébana por esta entrevista y mi reconocimiento personal a Pepe, por una trayectoria impecable.

Hasta aquí la entrevista que iba destinada a "Luz de Liébana", revista que finalmente ha decidido no publicarla.


Otras entrevistas de J. Redondo:
Hugo Campo.

Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: